Consideración como trabajo fijo discontinuo de una sucesión fraudulenta de contratos temporales

Si no se identifica en el contrato, ni tampoco se acredita, la concurrencia de circunstancias excepcionales u ocasionales que justifiquen la contratación eventual por circunstancias de la producción de un trabajador, en principio, imprevisible y fuera de cualquier ciclo de reiteración regular, y dicho trabajador acredita, una necesidad de trabajo de carácter intermitente o cíclico, en intervalos temporales separados pero reiterados en el tiempo y dotados de cierta homogeneidad, la relación laboral es indefinida fija discontinua.

En un conflicto planteado, interpuesto recurso de casación para la unificación de doctrina del año 2011, el Tribunal Supremo recuerda que, de acuerdo con la doctrina de la Sala, existe un contrato fijo de carácter discontinuo

Cuando con independencia de la continuidad de la actividad de la empresa, se produce una necesidad de trabajo de carácter intermitente o cíclico, es decir, en intervalos temporales separados pero reiterados en el tiempo y dotados de una cierta homogeneidad»,

Mientras que el contrato de eventualidad sólo está justificado cuando «la necesidad de trabajo es, en principio, imprevisible y queda fuera de cualquier ciclo de reiteración regular»”

Aplicando la anterior doctrina al supuesto, procede la estimación del recurso formulado, sobre la base de los siguientes argumentos:

  1. Como no consta en el contrato la causa o la circunstancia que lo justifica RD 2720/1998 Art 3.2.a), es decir, no se identifican las exigencias circunstanciales del mercado, acumulación de tareas o exceso de pedidos que motivan los mismos, el contrato ha sido celebrado en fraude de ley.
  2. La no ha acreditación de la naturaleza temporal de la prestación contratada, lo que acarrea la consideración de fraudulentos del contrato suscrito.
  3. La contratación del trabajador es de carácter indefinido desde la suscripción del primer contrato, en virtud de la presunción legal. (Estatuto de los trabajadores Art 15.3 y RD 2720/1998 Art 9.3).
  4. La duración, contenido y secuencia de los sucesivos contratos del trabajador conducen, en aplicación de la doctrina de la Sala, a resolver que la naturaleza de su relación laboral es la de indefinida, fija discontinua. En efecto, no se ha identificado en el contrato, ni tampoco se ha acreditado, la concurrencia de circunstancias excepcionales u ocasionales que justifiquen la contratación eventual por circunstancias de la producción, es decir la necesidad de trabajo, en principio, imprevisible y fuera de cualquier ciclo de reiteración regular.

Por el contrario se constata una necesidad de trabajo de carácter intermitente o cíclico, en intervalos temporales separados pero reiterados en el tiempo y dotados de cierta homogeneidad.

Para los contratos eventuales que superen el tiempo establecido en el convenio colectivo para sus prórrogas, al igual que en el caso planteado anteriormente, adquirirán la condición de trabajadores FIJOS.