Ejercicio de la actividad de arrendamiento de inmuebles

9 diciembre, 2016 - 4 minutes read

Te contamos las particularidades en el ejercicio de la actividad de arrendamiento de inmuebles

Te contamos las particularidades en el ejercicio de la actividad de arrendamiento de inmuebles

La consideración de una actividad de arrendamiento como actividad económica está regulada en el artículo 27 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, el cuál ha quedado redactado, tras la reforma tributaria de 2015, de la siguiente manera:

«…A efectos de lo dispuesto en el apartado anterior, se entenderá que el arrendamiento de inmuebles se realiza como actividad eco-nómica, únicamente cuando para la ordena-ción de ésta se utilice, al menos, una persona empleada con contrato laboral y a jornada completa. »

Tras esta nueva redacción del citado artículo, para que una actividad de arrendamiento tenga la consideración de actividad económica, únicamente deberá tener una persona empleada, eliminando el anterior requisito, de contar con, al menos, un local para el desarrollo de dicha actividad. A pesar de esto, hay que tener en cuenta que ambos requisitos serán necesarios hasta 31 de Diciembre de 2014 y exigibles para aquellas operaciones iniciadas por la Administración Tributaria que recaigan sobre los ejercicios económicos anteriores a 2015 y no prescritos.

Dicho trabajador deberá desarrollar la gestión de la actividad, es decir, sólo podrá realizar las funciones que estén implícitas en tal actividad y no otras.

Según la Resolución de 28 de Mayo de 2013 dictaminada por el TEAC, el requisito mencionado es necesario pero no suficiente; ahora bien, la cumplimentación de tal premisa deberá estar justificada por la carga de trabajo que recibe la empresa, de lo contrario se considerará prescindible y por tanto, se invalidará su cumplimiento.

Sin embargo, existen sentencias contrarias a estas propuestas tanto por el Tribunal Supremo como por la Audiencia Nacional,  donde establecen que el requisito no será necesario para demostrar la existencia de actividad. Cabe destacar la existencia de una serie de consultas vinculadas emitidas por la Dirección General de Tributos y en Sentencias emitidas por el Tribunal Supremo, donde se abre la posibilidad a la subcontratación, es decir, los servicios de gestión también podrán ser llevados a cabo por un tercero, ejemplo de ello es la CV 1939-13. Aunque, también en sentido contrario, la resolución del TEAC de 28 de Mayo de 2013 número 00/4909/2009 se ha posicionado de manera opuesta.

Una vez analizado el término de actividad económica, entraremos en detalle del signi-ficado de rama de actividad, ésta nos arroja una definición donde establece que se considerará una unidad económica capaz de funcionar por sus propios medios exigiendo una organización empresarial para la gestión de la actividad, por tanto, estamos a vueltas con la condición de personal contratado que haga posible el desarrollo de la actividad de arrendamiento.

Para concluir con algo claro y preciso este artículo, nos remitiremos a la casuística. Como podemos comprobar, no hay criterio unánime entre los distintos órganos, por tanto, Hacienda será la que estudie la situación de cada empresa y la que dictamine la resolución sobre esta problemática acogiéndose a la casuística de cada hecho.