La formación que tus empleados quieren recibir

15 noviembre, 2016 - 2 minutes read

Tus trabajadores quieren recibir formación ¿Sabes qué ofrecerles?

Cada vez más trabajadores valoran que su empresa les proporcione formación complementaria para poder desarrollar su carrera profesional.

¿Qué les motiva a formarse y qué tipos de conocimientos reclaman?

Según los datos de la Fundación Estatal para la formación en el Empleo (antigua Fundación Tripartita), desde el inicio de la crisis económica el número de empresas que apuestan por la formación ha aumentado en un 135%.

El 27% de las empresas españolas apuestan por la formación bonificada de sus empleados según el reciente informe anual 2015 publicado por la citada Fundación y, lo que es más importante, esta tendencia sigue en alza. La mayoría (más del 95%) son empresas de menos de 10 empleados.

La crisis económica ha coincidido en el tiempo con una serie de cambios tecnológicos que han generado una brecha de conocimiento entre las diferentes generaciones de empleados.

Por ello, las distintas velocidades en las que nos movemos los trabajadores requieren un esfuerzo extra para equipararse los unos con los otros y, la formación continua ha resultado ser una solución efectiva.

La formación es vista tanto por las empresas como por los empleados como una inversión necesaria en un mercado cada vez más exigente y competitivo.

La labor de la empresa

Las empresas deben apostar por formar a sus empleados, ya que sólo teniendo mejores profesionales podrán ser más competitivos en el mercado.

Esto supone una inversión directa en la mejora de las aptitudes de los empleados, pues les da herramientas para solucionar problemas de forma óptima, eleva el nivel de satisfacción del empleado y, con ello, su motivación.

Por último, crea una cultura moderna y dinámica que mejora la imagen corporativa, atrayendo así el mejor talento.

Los empleados, preocupados por su desarrollo individual y colectivo, suelen ser conscientes de cuáles son las áreas formativas en las que necesitan reforzarse. En cualquier caso, como empresa, también está en nuestras manos desarrollar procedimientos que localicen esas áreas y proponerles una formación adecuada para mejorar sus competencias.