Leasing: Ventajas y desventajas

6 noviembre, 2016 - 8 minutes read

El Leasing es un modelo de adquisición o alquiler, con ventajas e inconvenientes para el contratante

El leasing es una fórmula de arrendamiento financiero con una opción de compra final por parte de la empresa.

El Leasing es una fórmula para financiar la compra de un bien. Se trata de un contrato de alquiler con opción a compra por un periodo de tiempo determinado que debe figurar en el contrato. Una vez se cumpla el tiempo pactado el arrendador, generalmente una pyme, tiene tres opciones.

Es aquí, con la posibilidad de elegir, donde comienzan a verse las ventajas y desventajas del Leasing para adquirir un bien frente a otras opciones como el renting o un préstamo que veremos más adelante. Al finalizar el periodo de alquiler se plantean varias alternativas: comprar el bien alquilado pagando el valor residual que se haya fijado en el contrato, entendido como la diferencia entre el precio de compra más los gastos e intereses y el dinero que ya has pagado por su alquiler; devolver el bien y no ejercitar la opción de compra; prorrogar el contrato de arrendamiento, generalmente pagando menos por el alquiler.

El Leasing es un modelo de adquisición o alquiler, con ventajas e inconvenientes para el contratante, especialmente cuando se compara con otras formas de financiación alternativas, como pueden ser el renting o el préstamo.

El Leasing suele utilizarse para el alquiler de coches de empresa o equipos informáticos, por ejemplo, aunque también está extendido a otros ámbitos como los locales comerciales o maquinaria industrial.

 Las ventajas del Leasing se pueden resumir en los siguientes puntos:

  1. Financiar el 100% de la inversión

    Se puede financiar el 100% de la inversión. Estas operaciones no forman parte del riesgo comercial financiero a efectos bancarios porque no se ha comprado el bien.

  2. Ventajas fiscales

    Se pueden obtener importantes ventajas fiscales, ya que el valor de las cuotas de amortización se consideran como gasto desgravable, por lo cual el valor total de la maquinaria o equipo puede deducirse como gasto, a excepción del pago del valor residual del bien.

  3. Flexibilidad y rapidez

    Gran flexibilidad y rapidez para obtener una renovación tecnológica de los equipos informáticos o flotas de vehículos.

En el caso de los beneficios fiscales, deben cumplirse una serie de requisitos que pasan por que sean bienes afectos a la actividad, es decir, que se usen en la actividad propia del negocio. Además, el contrato debe incluir la opción de compra y tener una duración mínima de dos años para bienes muebles y de 10 años para bienes inmuebles.

Por último, las cuotas deben figurar expresamente en el contrato y diferenciar entre la recuperación del coste del bien y la carga financiera, e incluir el correspondiente IVA. Si se cumplen estas condiciones, los intereses serán un gasto íntegramente deducible, así como la recuperación del coste.

Recambio

En cualquier caso, las ventajas suelen compensar los inconvenientes de este contrato. Es una muy buena opción para renovar equipos, maquinarias o vehículos productivos con cierta rapidez y bajo costo de reposición, mediante cuota mensual. En la mayoría de los casos es más interesante al término del contrato devolver el bien y adquirir otro más avanzado tecnológicamente, ya que así las empresas pueden acceder al recambio más actual.

Igualmente, es preferible usarlo para financiar bienes que se deprecian o se tornan obsoletos con rapidez, pero que la empresa podría querer adquirir una vez los tiene probados o no ha salido al mercado un bien que lo sustituya
con ventaja.

Leasing Vs Renting

Leasing y Renting son dos caras de la misma moneda. La mayor diferencia es que con el Leasing se incluye una opción de compra final, algo que no contempla el Renting.

A esto hay que añadir algo que en el caso de los vehículos de empresa hará mucho hincapié la compañía de alquiler: el Renting incluye una serie de servicios adicionales que no se dan en el Leasing. En concreto, en el alquiler financiero sin opción a compra sí se añade dentro de la cuota el seguro del coche, las reparaciones y el mantenimiento, ITV incluida.

Prácticamente ningún contrato de Leasing tendrá tantos beneficios, porque al final se trata de una compra diferida y es lógico que ese tipo de gastos los costee el futuro dueño.

Además, también cambia la forma en que la pyme o el autónomo contabiliza los gastos y los imputa a su cuenta de resultados. En el caso del Renting, el bien no se contabilizará en el balance de la empresa, ya que figurará en el de compañía que lo pone en alquiler.

Para la pyme será un gasto que podrá deducir en el IRPF si es autónomo y en el Impuesto sobre Sociedades, dependiendo del caso. En el caso del Leasing, aparecerá en el balance como activo inmovilizado y se considerará deuda en el pasivo de la empresa. A efectos del Impuesto sobre Sociedades, se podrá deducir la amortización del inmovilizado al doble de lo fijado en las tablas de amortización o el triple para las pymes que no superen los 10 millones de euros en facturación.

nconvenientes del Leasing

Pero no todo son beneficios. El Leasing tiene sus inconvenientes. Mayor coste financiero de la deuda con relación a un crédito bancario normal; solo se accede a la propiedad del bien una vez terminado el contrato de Leasing; no suelen incluir servicios adicionales, así, en el caso de los coches, por ejemplo, los seguros, reparaciones y conservación los tendrá que pagar la empresa o el autónomo, lo que supone un sobrecoste adicional frente al Renting, por ejemplo. Además, cancelar el contrato supondrá pagar una penalización.