Presentar la Declaración de la Renta fuera de plazo

28 abril, 2018 - 3 minutes read

Presentar la Declaración de la Renta fuera de plazo

No te olvides de presentar la Declaración de la Renta dentro de los plazos establecidos por la Agencia Tributaria.

Estamos en plena campaña de la declaración del IRPF. Se nos indican plazos de presentación, formas de presentación…, pero ¿qué sucede si se nos ha olvidado presentar la declaración y nos hemos dado cuenta antes de que nos llegue un requerimiento de Hacienda?

Debemos proceder a su presentación, y, en su caso, ingreso de la cantidad a pagar, sin dilación. Ello tendrá consecuencias, no obstante, y éstas son:

  • Cuando se trata de autoliquidaciones con resultado a pagar:

Si no ha hay requerimiento, no habrá sanción pero sí recargo, su cuantía dependerá de la fecha del ingreso:

  • Si se ingresa dentro de los 3 meses siguientes a la finalización del plazo: 5% de la cantidad ingresada.
  • Dentro de los 3 meses y un día y los 6 meses siguientes a la finalización del plazo: 10%.
  • Dentro de los 6 meses y un día y los 12 meses siguientes: 15%
  • Una vez transcurridos los 12 meses siguientes a la finalización del plazo: 20%, más los intereses de demora por el tiempo transcurrido desde los 12 meses.
  • Si el resultado es a devolver o cero:
  • Se le sancionará por no presentar la declaración. La sanción prevista es de 200 euros, pero si la presentamos antes del requerimiento se reduce a la mitad.

Este sistema de recargo es común a todos los impuestos, no solo al IRPF.

El hecho de que el recargo con carácter general sea del 20% es, en opinión de algunos, excesivo y puede llevar a los contribuyentes a no presentar una declaración extemporánea con la esperanza de que corra el plazo de prescripción sin que la Agencia Tributaria detecte el fraude o error.

Frente a ello, el hecho de que el contribuyente presente cuanto antes la declaración de la renta y, sobre todo, con anterioridad a cualquier requerimiento por parte de la Administración Tributaria, resulta más beneficioso, sobre todo si el resultado es a ingresar. En este caso, el contribuyente evita enfrentarse a una posible sanción que puede ser muy gravosa (la multa va del 50 % al 150 % de la cantidad dejada de ingresar).

La decisión es suya.