Renting de vehículos para particulares

28 abril, 2018 - 7 minutes read

Renting de vehículos para particulares

Descubre todas las características del servicio de renting para particulares

A través de este artículo vamos a tratar una de las opciones de adquisición de vehículos que actualmente está tomando cada vez más protagonismo, pero que también genera un gran desconocimiento entre los particulares, y que entendemos que puede resultar de gran interés como una opción financiera alternativa a la compra directa o financiada de un nuevo coche.
Tradicionalmente han sido las flotas de vehículos, tanto de PYMES como de Grandes Empresas, las principales valedoras del renting y, aunque siguen suponiendo la gran mayoría de los contratos, el número de particulares que se decanta por esta opción es cada vez es mayor por las ventajas que puede aportar.
En principio, aunque está más pensado para las empresas porque tiene grandes ventajas fiscales, el renting es una interesante opción para un particular, ya que la cuota fija mensual que tienes que pagar, incluye el mantenimiento y el seguro, entre otros servicios.

¿En qué consiste un servicio de renting?

El renting es un alquiler a medio-largo plazo con cuota fija mensual sin comisión de apertura, sin entrada e incluye todos los gastos asociados al uso y mantenimiento del vehículo durante toda la vida del contrato (alquiler, revisiones, reparaciones, asistencia, seguro e impuestos).

Ventajas del servicio de renting

  • Ofrece un ahorro medio del 15%-25% sobre la compra al contado o financiación.
  • Seguro incluido. No tendrás que preocuparte del seguro, la cuota mensual ya incluirá una parte proporcional del importe de la póliza, que estará gestionado en todo momento por la financiera o la compañía de renting.
  • Mantenimiento al día. La empresa arrendadora se hará cargo del importe de las revisiones mecánicas del coche, del coste de la reparación de posibles averías, así como de los cambios de neumáticos que acuerdes con ellos.
  • Otros servicios. Tendrás acceso a servicios exclusivos ofrecidos por tu compañía de renting, como menores tiempos de espera en talleres concertados, cita previa, tarjetas de combustible a precios especiales o asistencia en carretera 24 horas al día.
  • Cambiar, quedártelo o devolverlo. Una vez que finalice el contrato con tu compañía podrás decidir entre cambiar el vehículo firmando un nuevo contrato, quedártelo en función de su valor en ese momento, o devolver el coche.
  • Coche nuevo. Al poder optar a una renovación del coche cada cierto tiempo, siempre disfrutarás de vehículos modernos, con lo último en seguridad y tecnología.
  • Coche de sustitución. La financiera o la compañía de renting se hará cargo de los importes de cualquier reparación que tenga que efectuarse en el coche. En caso de avería o accidente, podrás disponer de un vehículo de sustitución durante todo el tiempo de inmovilización de tu automóvil habitual.
  • Impuestos. El contrato incluye el pago del Impuesto sobre Determinados Medios de Transporte (Impuesto de Matriculación) y el pago del Impuesto sobre sobre Vehículos de Tracción Mecánica (Impuesto de Circulación).

Inconvenientes del servicio de renting?

  • No es tuyo. En ningún caso serás el propietario del vehículo. El coche pertenece a la empresa con la que hayas firmado el contrato.
  • Cumplir el contrato. No podrás cancelar el contrato. Independientemente de su duración, estarás obligado a cumplirlo, o a abonar una penalización por cancelación anticipada en función del tiempo restante de contrato.
  • Permiso para las modificaciones. No podrás hacer ninguna modificación por tu cuenta en el coche. Si decidieses, por ejemplo, cambiar el equipo de sonido o tintar las lunas traseras, deberás pedir autorización a la financiera o a la compañía de renting. Serán ellos quienes te indiquen si los aceptan y en qué taller debes hacer los cambios. En todo caso, siempre deberás pagarlo tú.
  • Talleres concertados. Las reparaciones que necesite el coche sólo podrás efectuarlas en aquellos talleres que te indique la compañía.
  • Más kilómetros. Si sobrepasas el número de kilómetros recorridos establecidos al año, tendrás que hacer frente a una penalización, aunque si es por defecto, tendrás también un abono de lo no realizado.
  • Incumplimiento de contrato. Si en algún momento incumples el acuerdo, por ejemplo por impago, la compañía de renting puede iniciar acciones legales en tu contra para reclamarte el pago de las cuotas pendientes, la devolución del vehículo e incluso una penalización por impago, establecida previamente en el contrato.

¿Cuándo interesa el renting?

Como todo en esta vida, saber si un renting para particulares es rentable o no es importante ver cada caso, ya que para lo que una persona puede ser interesante, para otra puede que no lo sea.
Este sistema interesa si eres de las personas que les gusta estar siempre a la última y quiere olvidarse del mantenimiento del vehículo.
Pero si quieres tener un coche en propiedad y pagarlo de golpe o financiarlo, entonces lo mejor que puedes hacer es apostar por el sistema tradicional. Es decir, que en este caso es más recomendable comprar tu propio coche, ya sea nuevo o de segunda mano. Eso sí, en este caso tu tendrás que hacer frente a las averías, al mantenimiento y al seguro, entre otras cosas.